Aceite de Cigalas (o Del Marisco Que Quieras)

 

  Esta preparación es de Tetsuya, un cocinero japonés afincado en Australia. El aceite es intensísimo, pero muy distinto del sabor que tiene un caldo de marisco: esto es porque los aromáticos que se disuelven el aceite son distintos de los aromas que se diluyen en agua. Además, como podéis ver por la foto, tiene un color  rojizo intensísimo: el color que cogen los mariscos por efecto del calor sólo se disuelve en una grasa (es liposoluble), por eso, cuando se hace un caldo de marisco nunca tiene este color tan intenso, de hecho el caldo coge un color más bien grisáceo parecido al del marisco sin cocer.   Con esta preparación obtienes 2 productos aprovechando al máximo los ingredientes y sus capacidades aromáticas. Parte de los aromas van a ir al aceite y parte al caldo, dando matices muy distintos a cada uno de los productos. Esta preparación también se puede hacer con gambas, langostinos o incluso con carabineros. Puedes utilizarla para aromatizar y dar un color atractivo a una

Lo que necesitarás

12-15 cabezas de cigalas (o sustituye por otras cabezas de marisco)

Una cebolla muy picada

1 rama de apio bien picada

Una zanahoria mediana picada

Un diente de ajo picado

6 brotes de tomillo

300 ml de agua

4-5 cucharadas de pasta de tomate

300 ml de aceite de girasol (para esta preparación mucho mejor que el de oliva porque es más neutro de sabor y olor)

Comentarios

Avatar placeholder