Bacalao Al Horno Gratinado Con Bechamel y Gambas

 

El bacalao al horno gratinado con bechamel y gambas es un plato exquisito que gustará a todo el mundo y con el que triunfaréis en cualquier ocasión. El bac

Lo que necesitarás

4 trozos de bacalao

1 cebolla

Gambas o langostinos

1 cucharada de pasas

1 cucharada sopera de harina

500 ml de leche

Sal

Pimienta negra

Pan rallado y perejil

Aceite de oliva virgen o virgen extra

Propiedades del bacalao: Primero nos gustaría explicar con detalle las propiedades del bacalao, que está entre los pescados blancos y los azules, ya que el salado contiene más grasa que el natural. Es bajo en calorías, y sus proteínas lo hacen indispensable en épocas de crecimiento y desarrollo. La grasa del bacalao es cardiosaludable, entre otras cualidades, el omega 3 que contiene es fundamental para controlar y evitar muchos problemas de salud (colesterol, triglicéridos, mejora el sistema nervioso, protege el sistema circulatorio y baja el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer). Al ser un pescado parecido al azul por su composición, es mejor que no lo introduzcáis en la dieta de los niños hasta los 18 meses por precaución.

Desalar bacalao: Si lo compráis en salazón tenéis que desalarlo muy bien, ya que si no estaremos dando a los niños un exceso de sodio. Para desalar bacalao llenamos un recipiente con agua fría y sumergimos el bacalao con la piel hacia arriba. Es importante sumergir el bacalao tras llenar el recipiente para evitar que el pescado se rompa. También podemos poner los trozos de bacalao en un colador dentro de la cacerola con agua evitando de esta forma que queden tocando el fondo donde va a parar la sal. Luego lo introducimos en la nevera durante 24 a 48 horas dependiendo del grosor de los filetes. Una vez desalado extraemos el pescado del frigorifico y lo secamos con un trapo de cocina, dejando que recupere la temperatura ambiente para que conserve su esponjosidad. Si tras los tiempos indicados sigue salado podemos sumergirlo en leche fría durante 2 ó 3 horas añadiendo unos ajos con su piel.

Bacalao fresco: El bacalao fresco debe tener brillo, su carne debe ser elástica, pero firme, los ojos saltones y brillantes con las pupilas negras, fijaos en que las agallas deben estar rojas y brillantes y, aseguraos de que el olor es fresco y a mar. En casa hay que guardarlo en la zona más fría del frigorífico, que suele ser la que queda por encima del cajón de las verduras.

Tiempo de horno: El bacalao es un pescado que no necesita mucho tiempo de horno, por lo que dependiendo del tipo de receta de bacalao al horno que preparéis tenéis que vigilar que no se quede seco. En la receta que os sugerimos arriba de bacalao al horno gratinado con bechamel y gambas es más difícil, pero si hacéis por ejemplo bacalao al horno con patatas como os explicamos abajo tenéis que vigilar con cuidado los tiempo de horno.

Comentarios

Avatar placeholder