Galletas de Mantequilla Fáciles

 

Receta de galletas de mantequilla tan fácil que te sorprenderá. Aprende a hacer galletas de mantequilla con solo 4 ingredientes en esta receta paso a paso.

Lo que necesitarás

100g mantequilla o margarina

150g harina

50g azúcar

Una pizca de sal

Para saber si he amasado la masa lo suficiente tenéis que ver si se despega de vuestros dedos, o si se despega de las paredes del robot de cocina amasador si estáis utilizando uno.

Es muy importante que no os saltéis el paso de meter la masa de galletas en el frigorífico una vez amasada. Si no lo hacéis así será más difícil manejar la masa, tanto la de estas galletas de mantequilla como cualquier otra masa de galletas que tengáis que manejar con un rodillo.

Otro truco para que la masa no se peque al rodillo o a la mesa de trabajo es utilizar papel encerado de horno debajo y otro por encima, así os resultará más sencillo amasar sin que se pegue la masa de galletas. Así, una vez cortadas las galletas solo tendréis que trasladarlas en el mismo papel de hornear a la baneja del horno sin tener que moverlas y evitando que se rompan.

Si queréis darle forma con un cortador de galletas, una vez estirada la masa con un rodillo en el grosor deseado, colocad por encima otro papel de hornear y metedla de nuevo al frigorífico durante media hora más. De esta forma los cortadores no se pegarán a la masa y será mucho más fácil cortar vuestras galletas de mantequilla. También podéis espolvorear con harina los cortadores de galleta y evitaréis que se peguen a la masa.

Es muy importante precalentar el horno con calor arriba y abajo, pero no con aire, para que cuando entren las galletas de mantequilla todas cojan una forma simétrica, algo que no sucedería si las metéis mientras el horno se va calentando.

Algo que debéis evitar es dejar la bandeja del horno dentro mientras esté precalentando, porque si lo hacéis al colocar las galletas perderán su forma antes de entrar al horno.

Dejad bastante espacio entre las galletas porque se estirará la masa y si no lo hacéis se os unirá la masa de unas y otras.

Dejad que se enfríen sobre una rejilla una vez retirada la bandeja del horno. Cuando están calientes es fácil que se os rompan, así que cogedlas con una espátula y depositadlas con mucho cuidado sobre la rejilla, así evitaréis que se forme humedad y se enfríen por todas partes por igual. Algunas masas de galletas pueden parecer muy blandas cuando las sacáis pero luego se endurecen una vez se enfrían.

Podéis aromatizar estas galletas de mantequilla añadiendo una cucharada de esencia de vainilla cuando la mantequilla y el azúcar estén bien batidas.

En la receta, no hemos añadido esencia de vainilla porque nos gusta muchísimo el sabor a mantequilla, cuanto más sabrosa sea la mantequilla, las galletas saldrán mucho más ricas de sabor.

Podéis conservar las galletas en una lata de galletas poniendo papel encerado entre una y otra, durante 15 días ¡aunque dudamos que duren tanto! También las podéis congelar en una bolsa especial para congelados. cuando las necesitéis las sacáis y en media hora estarán como recién horneadas, incluso si queréis le podéis dar un golpe de calor en el horno antes de que se descongelen ¡estarán calentitas y crujientes!

Comentarios

Avatar placeholder