Lasaña de Pencas en Salsa de Albariño y Almendras [no Hay Acelgas Aburridas Sino Poco Elaboradas]

 Sino Poco Elaboradas]
 

Blog gastro-ocioso con recetas, viajes, restaurantes, opiniones y eventos para realizar un viaje cosmopolita alrededor de la cocina.

Lo que necesitarás

Pencas cocidas en conserva (Aquí merece la pena gastarse un poco mas. Los tallos serán mas anchos y tiernos. Hay muchas buenas marcas: Rosaura, Pedro Luis... nosotros hemos elegido De nuestra tierra, de la línea de gama alta de conservas de Carrefour) 

Jamón cocido artesano en lonchas 

Queso de barra asturiano loncheado (conviene que sea graso para que funda mejor)

Harina y Huevos (los nuestros como siempre ecológicos de Ecoavi) para rebozar.

AOVE

750 ml de leche de vaca (templada)

75 g de harina de trigo 

75 g de almendras crudas molidas 

150 g de mantequilla (a temperatura ambiente)

Vino Albariño (medio vaso corto)

Nuez moscada, cebolla , ajo molido, sal y pimienta al gusto

Dados de almendra garrapiñados 

Aros de cebolla fritos

Aclaramos con agua fresca y escurrimos los tallos de acelga, dejándolos secar encima de papel de cocina. 

Mientras batimos los huevos y preparamos el plato con la harina. 

Cogemos cada tallo, lo salpimentamos, lo pasamos por harina y huevo y lo freímos en una sartén con abundante AOVE, los reservamos en una fuente. 

Empezamos a cocinar la bechamel: En una sarten grande caliente a fuego medio, echamos la harina de trigo y las almendras crudas molidas, dejándolo tostar ligeramente, dándole vueltas con cuchara de palo y vigilando no sea que se queme, entonces añadimos la mantequilla y mezclamos con la harina constantemente hasta que se forme una pasta sin grumos que se despega por completo de la sartén. En este momento bajamos el fuego, añadimos la leche poco a poco, junto con el Albariño, la sal, la pimienta, el ajo, la cebolla, la nuez moscada y sin dejar de remover nunca y siempre en el mismo sentido para evitar los grumos, dejamos cocer lentamente unos minutos, cuando vaya tomando consistencia bastante espesa retiramos y guardamos. 

Empezamos a montar nuestra lasaña: En un plato plano colocamos una primera capa de penca rebozada, una loncha de jamón, otra de queso y encima una porción generosa de bechamel espesa y caliente, repartiéndola por toda la superficie del queso. 

Repetimos la operación por este orden tantas veces sea necesaria hasta alcanzar la altura de la lasaña deseada. 

Nos sobrará algo de bechamel espesa que volveremos a calentar en la sartén añadiéndole más leche y rectificando de sal, pimienta, ajo,cebolla y nuez moscada hasta que quede muy ligera, la verteremos por encima de nuestra lasaña y la decoraremos con los dados de almendra garrapiñados que le dan un punto dulce-crujiente sorprendente. 

Lo acompañamos con unos aros de cebolla bien doraditos.  

Comentarios

Avatar placeholder