Receta de Ensalada César Fácil

 

Aprende cómo preparar una deliciosa ensalada césar casera paso a paso, incluyendo la elaboración de la salsa blanca que la acompaña, la conocida salsa césar.

Lo que necesitarás

Pan duro: 100 gramos.

Lechuga romana: una pieza de 1/4 de kilo o 200 gramos.

Queso parmesano al gusto para decorar.

Ajo: un diente grande.

Aceite de oliva: 55 mililitros.

Mostaza: una cucharadita cafetera.

Queso parmesano rallado: 45 gramos.

Limón: 1/4 de una pieza pequeña.

Pasta de anchoas: una cucharada pequeña.

Huevo: una yema.

Salsa Worcestershire: una cucharada cafetera.

Pimienta negra molida.

Sal.

Para una ensalada César todavía más premium o delicada, en lugar de utilizar una lechuga romana completa, se pueden utilizar solo corazones de varias. Esto no cambia el principio de la ensalada César receta original.

Para lavar la lechuga, se separan las hojas y se enjuagan bajo el chorro de agua de la cocina para eliminar cualquier rastro de tierra u otras partículas, y después se sumergen en un recipiente de agua mezclada con un chorro de vinagre, o con algunas gotas de líquido limpiador yodado para vegetales.

No hay que abusar del aliño al añadirlo a la ensalada. La sensación de comer lechuga puede desaparecer totalmente, y si bien yo no soy fan de la comida de conejo, me parece terrible “quemar” el sabor del plato de esa forma.

Otra manera de acabar con el encanto de esta preparación, es añadirle el aderezo César con anticipación. Eso debería estar prohibido por la ley. Adiós sensación de frescura.

La ensalada César original es lo mejor del mundo, pero si quieren cambiar el tipo de lechuga, el resultado también va a quedar rico.

Si ha estado guardado por algún tiempo, es posible que el aderezo César se separe en capas de diferente densidad. Si ese es el caso, se arregla fácilmente. Sólo hay que batirlo hasta que se integre de nuevo, de manera homogénea, justo antes de servir.

Tweet

Comentarios

Avatar placeholder